La Universidad Loyola Andalucía ha acogido hoy el lanzamiento de ‘La Maleta Invisible’, iniciativa educativa y de sensibilización impulsada por Cruz Roja –con apoyo del Ayuntamiento de Córdoba- sobre una realidad que afecta a más de 244 millones de personas en el mundo.

Así, los estudiantes de dicho centro universitario han tenido, durante la mañana, la oportunidad de conocer de primera mano las experiencias de diversos solicitantes de asilo que residen actualmente en Córdoba, quienes han entrado en distintas clases para explicar los motivos por los que tuvieron que emigrar, cómo ha sido la acogida en el país y cuáles son sus expectativas de futuro.

El acto, que sirvió para presentar públicamente un proyecto que está en funcionamiento desde comienzos de año, contó además con la presencia institucional de la presidenta provincial de Cruz Roja, Cándida Ruiz; el concejal de Servicios Sociales y Cooperación del Ayuntamiento de Córdoba, Juan Hidalgo; y el vicerrector de Ordenación Académica de la Universidad Loyola Andalucía, Francisco Martínez Estudillo.

La actividad se completó con una acción en el exterior del recinto académico en torno a un gran mapamundi, con la imagen de una maleta en primer plano, para que los jóvenes se pusieran “en la piel de todas esas personas que se ven obligadas a emigrar en el mundo”, haciéndoles decidir además “qué echarían en su maleta, para hacerlos reflexionar sobre todo lo que han de dejar atrás, tanto material como, sobre todo, emocional”, explica José Luis Hitos, responsable provincial de Cooperación Internacional de Cruz Roja.
“Vivimos en un mundo migrante. Hay más de 244 millones de personas que han emigrado de sus países buscando una vida mejor o, simplemente, una vida. Se trata de un colectivo especialmente vulnerable porque la gran mayoría escapa de situaciones de conflicto o de pobreza extrema”, según recuerda Hitos.
Y con ‘La Maleta Invisible’ -un proyecto financiado por el Ayuntamiento de Córdoba a través de la convocatoria 2017 de subvenciones para iniciativas de educación para el desarrollo-, la institución humanitaria persigue, por un lado, visibilizar esta realidad y, por otro, desmontar falsos mitos, prejuicios y estereotipos que afectan a la vida cotidiana y dificultan la integración de las personas migrantes.
La intervención contempla formaciones para el voluntariado que interviene con personas migrantes; actividades de ocio, deportivas y culturales para facilitar la integración de la población foránea; y acciones de sensibilización en centros educativos, asociaciones vecinales y en la propia ‘Escuela de Madres y Padres’ de Cruz Roja.
Conviene recordar que Cruz Roja atendió el pasado año en la provincia a más de 600 demandantes de protección internacional, personas originarias de países como Ucrania, Siria, Venezuela, Pakistán, Palestina, Congo, Guinea Conakry, Camerún, Rusia, Afganistán, Líbano, Mali o Marruecos, entre otros.

A día de hoy, la institución humanitaria atiende en la provincia de Córdoba a un total de 345personas refugiadas o solicitantes de asilo, entre las que se encuentran alojadas en centros y las que ya están en pisos de alquiler.

Así, en la primera fase del Programa de Atención a los solicitantes de asilo y refugiados en España, la de acogida, hay actualmente en la provincia 127 personas, repartidas entre la capital (49) y Puente Genil (78).

En la segunda fase, la de integración, en la que los demandantes de protección internacional viven ya en pisos y reciben ayudas económicas para el alquiler y otras necesidades básicas por parte de la entidad, se encuentran otras 166 personas, de las que 132 habitan en la capital y las 38 restantes en Puente Genil.

Y en la tercera fase del programa, en la que reciben ayudas puntuales y acceso a servicios transversales como el jurídico o el psicológico, hay ya otras 52 personas (45 en Córdoba y 7 en el municipio pontanés).

Y es que además de proporcionar alojamiento, manutención y cobertura de necesidades básicas, el Programa de Atención a los solicitantes de asilo y refugiados en España –que cuenta con el apoyo económico y técnico de la Secretaría General de Inmigración y Emigración del Ministerio de Empleo y Seguridad Social-, contempla una intervención integral a través de otros servicios imprescindibles: intervención social, atención psicológica, asesoría legal, empleo y ayudas económicas.

Pero junto a la intervención directa con las personas refugiadas y migrantes, Cruz Roja considera fundamental la sensibilización de la sociedad de acogida a través, por ejemplo, de proyectos como este de ‘La maleta invisible.

Comments are closed.