El domingo, a las 18.00, en el Teatro Góngora, la
compañía La Maquiné presenta el espectáculo de títeres Historia de una
semilla, una reflexión sobre los abusos que sufre el medio ambiente a
manos del ser humano, contado a modo de fábula poética, con una
sensibilidad y un sentido del humor que lo hacen más eficaz que muchísimas
campañas ecológicas. Esta función familiar, recomendada para niños a partir
de los 4 años, forma parte del programa Vamos al teatro, que organizan la
Delegación de Educación del Ayuntamiento y el Instituto Municipal de las
Artes Escénicas (IMAE). El lunes y el martes, ambos días a las 10.00 y a
las 12.00 y en funciones reservadas a grupos escolares concertados,
asistirán a este mismo espectáculo 1.398 alumnos de Educación Infantil,
más 181 profesores y acompañantes, de 24 centros de enseñanza.
Historia de una semilla, es uno de los espectáculos más emotivos de La
Maquiné, no por las bellas imágenes y música acostumbrados en esta
compañía, sino, sobre todo, por la tierna historia de amor a la naturaleza
que cuenta. La música, los títeres y las proyecciones forman un conjunto
escénico cargado de simbolismo y ternura que transmiten valores de
solidaridad y respeto al medio ambiente como un valor imprescindible de
época en la que vivimos. Una obra en la que lo visual y lo musical
adquieren un lenguaje propio de estética cuidada y ambiente íntimo,
contados con los elementos poéticos que caracterizan el sello inconfundible
de La Maquiné.
La obra nos cuenta la historia de una semilla muy especial. A través del
espectáculo el espectador descubre como una minúscula semilla puede
esconder una increíble historia. La naturaleza brota como una máquina
ingeniosa accionada por la música, y la música es la palabra de la propia
naturaleza, del viento, la lluvia y el latir del bosque y de quien lo habita.
Los intérpretes son Rebeca Izquierdo que encarna el personaje de la
aviadora, y los actores manipuladores Elisa Ramos y Ariel García. El
diseño, realización, coreografía de títeres y objetos es de Elisa Ramos
y Joaquín Casanova, este último, responsable también de la dirección, el
diseño escenográfico, el espacio escénico, la iluminación y las proyecciones.
El espectáculo es una coproducción de La Maquiné y la Agencia Andaluza de
Instituciones Culturales de la Junta de Andalucía.

Comments are closed.