Como cada 3 de diciembre desde 1992 se celebra mundialmente el Día Internacional de las Personas con Discapacidad. A propósito de este día, CCOO llama la atención sobre la situación en la que se encuentran miles de personas que ven cercenado su derecho al trabajo porque, a pesar de tener reconocidos ciertos derechos en caso de discapacidad, y existir la obligación de poner medios para que se cumplan, la realidad es otra muy distinta.

Este año, el sindicato quiere, especialmente, visibilizar la situación de aquellos trabajadores y trabajadoras con una discapacidad sobrevenida tras un accidente o enfermedad. En la mayoría de los casos, estos trabajadores y trabajadoras, aunque continúan teniendo la capacidad y el deseo de trabajar, y a pesar de los derechos reconocidos en la normativa social y laboral, sufren serias restricciones para el retorno al empleo y un elevado porcentaje deja de realizar, casi por completo, cualquier actividad laboral.

Para CCOO es necesaria la toma de conciencia y la puesta en marcha de medidas que incidan tanto en el mantenimiento de la protección social, como en asegurar los medios que posibiliten la reincorporación real de estas personas al mercado laboral ordinario, suprimiendo barreras y adaptando los puestos de trabajo.

Por ello, el sindicato reivindica la mejora de las políticas de empleo y su desarrollo efectivo a través de medidas aplicadas en diferentes ejes de actuación; la promoción de la responsabilidad de las entidades empleadoras en los procesos de regreso al trabajo; la participación activa del trabajador o trabajadora con discapacidad sobrevenida y sus representantes y la prevención y estudio de estas situaciones para el diseño y aplicación de políticas y medidas más efectivas.

En Córdoba, según datos del Informe del Mercado de Trabajo de las Personas con Discapacidad Estatal de 2016 elaborado por el Observatorio de las Ocupaciones del Servicio Público de Empleo (SEPE), en Córdoba se realizaron 5.290 contratos a personas con discapacidad. 3.461 de ellos a hombres, y hay 2.677 personas con discapacidad demandantes de empleo.

El responsable de Migraciones de CCOO de Córdoba, Said Faz, exige a las administraciones seguir actuando sobre cualquier tipo de barrera que obstaculice la plena inserción social y laboral de las personas con discapacidad y pide al Ayuntamiento de Córdoba que “actúe de una vez por todas para asegurar medidas de accesibilidad en todas las instalaciones municipales, empezando por el mismo Pleno del Ayuntamiento que sigue teniendo barreras infranqueables”. A pesar de la “chapuza” llevada a cabo recientemente, “se sigue impidiendo la participación de las personas con discapacidad física en igualdad de derecho con el resto de la población, tanto en asistencia a los plenos, como intervenciones o participación en reuniones de los Consejos que se celebran en el mismo pleno, como es el caso del Consejo de Discapacidad”.

Es prioritaria la supresión de barreras arquitectónicas en todas las administraciones públicas y la habilitación de áreas especializadas para demandantes con discapacidad en los servicios públicos de Empleo a fin de coordinar las acciones formativas, de integración laboral y empleo desarrolladas por los propios servicios públicos. Todo ello encaminado a la mejora de la calidad de vida de las personas discapacitadas en la sociedad.

Asimismo, Faz pide a las administraciones públicas “una verdadera política de inserción sociolaboral dirigida a personas con discapacidad, lejos de las políticas subvencionistas y de beneficencia. Políticas capaces de asegurar el acceso al empleo protegido o ordinario en la empresa y en las entidades públicas”.

En este sentido, CCOO señala que los planes de empleo de la Junta de Andalucía ejecutados por el Ayuntamiento de Córdoba y ofertados en el último año no tienen en cuenta a muchas personas con discapacidad, impidiendo el acceso a los mismos por el tipo de discapacidad o de actividad que se oferta.

Comments are closed.