Elena Ruiz anima al movimiento asociativo a utilizar las leyes de igualdad de género como instrumento de transformación

El 50% de las mujeres que son asesinadas lo son por sus compañeros sentimentales u hombres de su familia, según la agencia de la ONU contra el Delito (https://www.unodc.org). Una de cada 3 mujeres en todo el mundo ha padecido a lo largo de su vida violencia sexual, un tipo de violencia que se ejerce mayoritariamente del hombre a la mujer, no al contrario. Sólo el 6% de personas jefas de Estado y de Gobierno del mundo son mujeres (https://www.weforum.org/reports/the-global-gender-gap-report-2017). Y según el último informe del Foro Económico Mundial (2017), las mujeres sufren una brecha de un 32% por debajo de los hombres en cuatro áreas clave (salud, educación, economía y política), lo que se traduce en que el mundo tardará 217 años en conseguir que los Derechos Humanos reconocidos por las Naciones Unidas en 1948 sean respetados en la mitad de la población mundial. Son sólo algunos datos mundiales que la directora del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), Elena Ruiz, ha querido destacar para evidenciar que “las mujeres son el grupo poblacional más sometido y discriminado en toda la historia de la humanidad”. Una discriminación que, según Ruiz, “ha sido denunciada de manera pacífica y pedagógica por el feminismo, uno de los pocos movimientos revolucionarios pacifistas de la historia, que ha conseguido llevar la igualdad de género a las leyes”.

Para la directora del IAM, el reto actual pasa ahora por utilizar las estructuras institucionales, que cuentan ya con el respaldo legal, para transformar la mentalidad social, “a través de una coeducación transversal que cambie los modos individuales y colectivos de pensar y actuar”.

Elena Ruiz ha inaugurado las jornadas ’10 años de las leyes andaluza y estatal. Vías para la participación y empoderamiento de las mujeres’, organizadas por el Consejo Andaluz de Participación de las Mujeres (CAPM) con el objetivo de analizar los 10 años de vigencia de las leyes andaluza y estatal de Igualdad y, de cara a la reforma de la ley andaluza, tomar conciencia de la normativa como instrumento para la participación de las mujeres, para ser utilizado en la construcción de la igualdad efectiva.

Según ha recordado la directora del IAM, la Junta de Andalucía ha invertido en los últimos 10 años más de 300 millones de euros en políticas específicas para la promoción de la igualdad de género. Junto a ello, los programas presupuestarios andaluces con perspectiva de género han pasado de representar la mitad del total de los presupuestos a dos tercios en la actualidad, lo que supone una gestión pública “que apuesta realmente por las políticas de igualdad de género, a través de financiación”.

Durante los últimos diez años, que han coincidido con la crisis económica mundial y con un período de recortes sociales en países como España, Andalucía ha destacado por su gestión pública con perspectiva de género, creando una “arquitectura de género” que ha sido elogiada por organismos internacionales como ONU Mujeres. “Una arquitectura que hemos ido construyendo gracias a la Ley 12/2007”, ha señalado Ruiz, quien ha destacado la ejecución del 100% del articulado.

Una vez formada esta estructura, el reto “para por utilizarla para deconstruir la mentalidad individual y colectiva que reproduce el sistema social patriarcal”, ha señalado Ruiz, quien ha apostado para ello por una coeducación trasversal y una mayor capacidad sancionadora ante cualquier tipo de discriminación, líneas prioritaria contempladas en la reforma de la ley andaluza, que se encuentra en trámite.

Comments are closed.