El teniente de alcalde de Cultura y Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de Córdoba, David Luque, ha presentado este miércoles el XVI Festival de Piano ‘Rafael Orozco’, que, como una cita “consolidada y con proyección exterior”, ofrecerá un total de 11 conciertos del 10 al 30 de noviembre de 2017.
En rueda de prensa, Luque ha detallado que el Festival arranca el viernes 10 de noviembre con el recital del pianista cordobés de prestigio internacional Pablo Amorós, que tendrá lugar a las 20.30 horas, en el Conservatorio Superior de Música Rafael Orozco, escenario de ocho conciertos más de figuras del piano solista como Genny Basso, Hao Zi, Akiko Ebbi, Josu de Solaun, Jianing Kong, Daniel del Pino y Lucjan Luc, programados los días 11, 16, 17, 18, 23, 24 y 25 de noviembre, respectivamente, también a las 20.30 horas, y con entrada libre hasta completar el aforo.
Los conciertos que cerrarán el XVI Festival corren a cargo, el miércoles 29 y el jueves 30 de noviembre, de la pianista Judith Jáuregui, que estará acompañada de la Orquesta de Córdoba dirigida por su director, Lorenzo Ramos. Las dos sesiones del concierto tendrán lugar a las 20.30 horas y se celebrarán en el Teatro Góngora, donde se pueden adquirir las entradas con un precio de 23 euros (butaca) y de 16 euros (entresuelo).
David Luque ha destacado la consolidación del Festival de Piano Rafael Orozco, el hecho de haber generado público de conciertos de piano solista, así como la proyección que ha alcanzado más allá de la capital cordobesa, ya que a lo largo de las tres semanas en las que se extiende acuden a la ciudad aficionados de distintos puntos del país.
El teniente de alcalde de Cultura ha agradecido la colaboración del Conservatorio Superior de Música Rafael Orozco, de la Asociación Pianística Rafael Orozco, el IMAE y el Consorcio Orquesta de Córdoba, así como de la Fundación Cajasur.
Cabe destacar que el Festival de Piano ‘Rafael Orozco’ fue creado por la Delegación de Cultura del Ayuntamiento en 2002, con motivo del centenario de la fundación del Conservatorio Superior de Música que lleva el nombre del insigne pianista cordobés y como modo de homenajear la memoria del artista. Y ello, con un doble objetivo: contribuir a que el recuerdo de Rafael Orozco permanezca vivo en público e intérpretes y potenciar la imagen de Córdoba como punto de referencia en el mundo del piano.
No hay que olvidar que Rafael Orozco fue uno de los pianistas más importantes de su tiempo y entre los de mayor proyección internacional que España ha dado a la historia del piano. Desde su triunfo en el preciado Concurso Internacional de Piano de Leeds (Reino Unido) en 1966, su carrera se desenvolvió en los cinco continentes, con singular éxito de público y crítica. Fue solista con las principales orquestas de Europa y Estados Unidos, tocó junto a los directores más afamados (Barenboim, Giulini, Muti, Abbado, Chailly…) y en las principales salas de concierto y teatros del mundo: Carnegie Hall de Nueva York, Musikverein de Viena, Philharmonie de Berlín, Royal Albert Hall de Londres, Théâtre des Champs-Élysées de París, Teatro Colón de Buenos Aires y Scala de Milán, entre ellas.
Fallecido en Roma en 1996, a los cincuenta años de edad, el principal legado de Rafael Orozco permanece en su abundante discografía, con los sellos EMI, Philips y Auvidis Valois. En la misma sobresale el repertorio romántico: desde las principales obras de Chopin (Estudios, Preludios, Scherzos…) a los conciertos para piano y orquesta de Rachmaninov y Chaikovski, con importante atención al piano de Liszt, Schumann y Brahms, así como a la música española, ámbito en el cual sus interpretaciones de Albéniz y Falla son consideradas como una referencia obligada.
Se trata, pues, de un artista de amplio reconocimiento internacional, en el que Córdoba, su ciudad natal, ha querido abanderar la reivindicación de su memoria. El Conservatorio Superior lleva su nombre desde 1998, el Ayuntamiento creó en 2002 un festival pianístico que goza de notable reputación y existe desde 2004 una asociación pianística dedicada a difundir el legado del artista y acercarlo a las nuevas generaciones de pianistas. Sin duda, un balance positivo que habla elocuentemente del respeto y la consideración que se tiene a Rafael Orozco en Córdoba, cuyo Ayuntamiento lo reconoció en 1986 con la Medalla de Oro de la Ciudad.

Comments are closed.