El Sindicato Provincial de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO de Córdoba denuncia el oscurantismo del Servicio Andaluz de Salud (SAS) en el abono de las retribuciones de sus profesionales y el incumplimiento sistemático de su propia normativa año tras año.

Desde que el SAS implantó sus fórmulas de gestión y de incentivos por consecución de objetivos, allá por el año 2003, mucho ha cambiado la norma y la forma de incentivar a sus profesionales, premiando a sus directivos, y a los que más pueden recortar en prestaciones sanitarias, olvidándose de su gran plantilla de profesionales, critica el sindicato.

Fue el propio SAS el que modificó en diciembre de 2009 el Complemento al Rendimiento Profesional (CRP) sin la aprobación de la parte sindical y desde entonces ha realizado varias modificaciones, entre ellas, el fraccionamiento del pago hasta en 6 mensualidades y el traslado del primer abono a los meses de verano, cuando la mayor parte del personal está de vacaciones y “más solapadamente se disimula el pago de este vergonzoso complemento”.

La resolución que regula el CRP dispone la creación de una comisión de seguimiento en cada centro para el control del complemento, que debe estar compuesta por miembros de la Dirección del centro y de las organizaciones sindicales presentes en la Mesa Sectorial y reunirse dos veces al año. Asimismo, dispone que “se aplicarán criterios de transparencia en la información y se dará publicidad al grado de cumplimiento de los objetivos de los profesionales de las unidades o servicios (…)”.

Estas dos reuniones anuales se deberían haber materializado ya en todos los centros del SAS pero en ningún centro se ha llevado a cabo la reunión que coincide con la evaluación que corresponde al año 2016. Este año, la desvergüenza y frivolidad del SAS le lleva a abonar el 50% de este complemento a final de julio, sin haber aplicado la transparencia, información y publicidad, reconociéndose en los centros que muchos profesionales no conocen sus objetivos, ni que se les haya evaluado.

Para el secretario General del mencionado sindicato provincial. José Damas, “el CRP se ha convertido en un sistema pervertido que premia disparatadamente a los directivos del SAS” y, además, es “absolutamente opaco, injusto, inmoral y discriminatorio, llegando a cobrar anualmente un director más de 12.000 euros mientras que un celador o pinche llega a 484€, es decir 25 veces menos.

Damas señala que “el SAS, con la escusa de ser más eficientes, está sometiendo a los profesionales de la sanidad a un sistema mercantilista perfecto para los recortes en materia de atención y prestaciones sanitarias”. Ejemplo de ello son los recortes en servicios y prestaciones que la Unidades de Gestión Clínica (UGC) marcan en su objetivos, como son el cierre de camas, disminución de pruebas diagnosticas, disminución cada vez mayor de derivación de pacientes a especialistas, racionalización de medicamentos, listas de espera camufladas, así como la escasez y pérdida de calidad del material fungible, recortes en contratación de profesionales, etc.

CCOO exige al SAS una retribución justa y equitativa del complemento del CRP y un cambio de rumbo en su política de sistemas de gestión, más propios de empresas privadas.

Por último, el sindicato anima a los trabajadores y trabajadoras del SAS a exigir una retribución justa y equitativa y para ello pone a su disposición un modelo de queja-reclamación y el asesoramiento que puedan necesitar.

Comments are closed.